El viento que agita las mareas

Tras la famosa etiqueta del 15M, encontramos miles de expresiones ciudadanas en constante transformación. Réplicas de un terremoto de alta intensidad ciudadana, que tiene sus picos más fuertes en plataformas ciudadanas como la PAH. Sin duda la muestra más clara y palpable de que la calle y el entorno digital se pueden fundir en un solo nodo.  Aquí no hay fórmula secretas, sino buenas dosis de justicia social, lucha por los derechos, participación, toma de conciencia, herramientas para el empoderamiento de las personas afectadas y mucha comunicación adaptada a cada red,  como ingredientes básico para que cada una de sus campañas haga temblar los cimientos del sistema financiero.

Tanto, que la respuesta que han encontrado de los de arriba ha sido inversamente proporcional en España y en la UE: mientras en nuestro país algunos políticos los tacharon de “filoterroristas” , en el Parlamento Europeo vieron a un movimiento merecedor del Premio Ciudadano Europeo 2013 . Y es que su estrategia daría para rellenar manuales enteros de cómo hacer confluir participación y empoderamiento, tanto en el mundo real como en el virtual.

La enorme repolitización social ayuda a que la participación en comunidades afines vaya creciendo exponencialmente y se vaya filtrando en forma de marea ciudadana por sectores que antes parecían impenetrables: sanidad, educación, ciencia, cultura, agua, transparencia… El periodista Juanlu Sánchez explica la “descongelación” de profesionales que hasta ahora permanecían ajenos a esta participación en red en su libro de ‘Las 10 mareas’. Sirva como ejemplo el personal sanitario, que frente a la ola privatizadora de la Comunidad de Madrid, ha sufrido un deshielo espontáneo en forma de marea blanca. Un movimiento que se retroalimenta con manifestaciones, consultas ciudadanas y asambleas, pero también con documentos colaborativos, acciones para visibilizar la lucha a modo de Trending Topic y ADN abierto, autogestionado y descentralizado.

Mareas que avanzan lenta, pero inexorablemente. Que a veces parecen en retroceso, pero que siempre están ahí para que todo el mundo pueda mojarse. Mareas que permiten pensar globalmente y actuar localmente, superando con acciones de calle la famosa brecha digital. Mareas que traspasan fronteras en forma de iniciativas ciudadanas europeas por el Derecho al Agua (#Right2Water) y por una Renta Básica Universal (#basicincome), grrandes diques de contención frente al maremoto de la deuda de la Troika. Y puestos a soñar, por qué no pensar que también es posible luchar por esos mismos derechos con la ciudadanía activa de África, Latinoamérica, Asia… La historia nos demuestra reiteradamente que lo que pasa allí nunca nos será ajeno, por mucho que nos quieran narcotizar otra vez con burbujas sin sentido.

Evidentemente la tecnología no es la fórmula milagrosa que curará todos nuestros males. Pero indudablemente las TIC facilitar cambios. Desde quienes utilizan la minería de datos para señalar las relaciones tras las puertas del poder (‘¿Quién Manda?’, Fundación Civio), hasta quienes trabajan en crear una memoria colectiva para que la historia no sea siempre contada por los mismos, sino que “escrita por todos”, filosofía que subyace en wikis como 15Mpedia.

Y a todo esto, ¿dónde quedan las ONG?, como se pregunta Jaume Albaigès en otro artículo de este especial. Trataré de aportar mi visión a este interminable debate. Organizaciones que nacieron con la vocación de representar a la sociedad civil, no han sabido recoger el testigo precisamente cuando más se necesita su experiencia. Es cierto que de las más de ciento y pico ONG, hay posicionamientos para todos los gustos, pero el sentimiento generalizado es que hay que buscar la fórmula para reconectar con la sociedad (si es que alguna vez existió tal conexión). Si hay algo que tiene el Tercer Sector es capacidad de autocrítica y profesionales que ya forman parte a título individual de esta marea humana. Hace unos meses escribí un del evento Social TIC, titulando de la siguiente forma: ‘Activarse o no, esa es la cuestión’. Pues la cuestión no ha cambiado, ni para personas particulares ni para organizaciones. Tenemos todos los ingredientes e incluso la tecnología para no quedarnos impasibles y colaborar en esta lucha a corazón abierto por los bienes comunes. La cuestión es mojarse, cooperar, dejar la loguitis a un lado. La cuestión, en definitiva, es subirse a la ola crowd (colectiva) para que esta marea participativa sea cada vez más imparable.

Anuncios

Publicado el 07/10/2013 en Tecnopolítica y etiquetado en , , , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente. Deja un comentario.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: